Agrometeorología Fertirrigación Interpretación de análisis Plagas y enfermedades Análisis económico Documentación técnica Usuarios
Menu
   
 
 


 
Interpretación de Análisis Foliar
Normas de Muestreo
 
  1. Normas de Toma de Muestreo
  2. Como se muestrea
  3. Conservación de la Muestra y atenciones
  4.  
     



    Normas de Toma de Muestreo

    Para que una muestra pueda considerarse válida, es importante seguir el siguiente procedimiento:

    1.- Muestrear preferentemente las plantaciones que se encuentren en fase de plena producción, y/o aquellas que sean sospechosas de tener problemas nutricionales, para intentar corregirlos.

    2.- La toma de muestras se hace cuando el contenido de elementos dentro de la hoja es prácticamente constante, y siempre en la misma época. Para facilitar la fecha, debido a que climatológicamente todos los años son diferentes, parece interesante hacer referencia a algún estado fenológico, con lo cual ya no existirá la posible influencia debida al clima. El estado fenológico de referencia es F2 o 50 % de flor abierta.

    La elección de la fecha, en función del estado fenológico, permite hacer comparaciones de los resultados que obtenemos en años diferentes. Normalmente la toma de muestras se lleva a cabo en un estado fenológico que se encuentre entre el 15 de julio y finales de agosto; es decir, de 100 a 150 días después del estadio F2, según la zona.

    3.- Las hojas a muestrear se sacan de la zona media de las ramas del año. Esta rama, que es un brote, tiene que ser de vigor medio, sin lamburdas, ni dardos, ni anticipadas. El brote no puede ser un brote chupón, y su forma no puede ser pendular. Los brotes de los que cogemos las muestras tienen que encontrarse en diversas direcciones. Todos los años tenemos que muestrear los mismos árboles.

    Las hojas recogidas tienen que encontrarse a una altura media, entre 1.5 y 2.5 metros, y tienen que cogerse de la parte externa del árbol. Las hojas muestreadas tienen que tener peciolo y, si queremos estudiar algún problema detectado, tienen que ser verdes, sin lesiones y completas.

    La muestra debe tener un total de 100 a 200 hojas, lo que tiene que dar un peso seco mínimo de 200 gramos.

    Expondremos a continuación la época de muestreo, el número de plantas a muestrear y el método que debe seguirse para los diferentes cultivos; ya que todo lo dicho hasta ahora es muy general, y en algunas ocasiones podría inducir a errores.







    Agrios

    Se recomienda coger las hojas del tercio medio de ramas que no tengan fruta y que no estén en crecimiento, que se encuentren en la periferia del árbol y a una altura comprendida entre 1 y 1.5 metros.

    La época de muestreo es desde mediados de agosto hasta mediados de octubre. Las muestras se cogerán siguiendo las diagonales que nos marque la parcela. Se toman un total de 100 a 200 hojas, que provengan de 25 a 50 árboles.








    Melocotonero

    Las hojas muestreadas tienen que estar bien desarrolladas, con peciolo, de la parte central o de la centro-basal de las ramas del año. Se muestrea entre 12 y 8 semanas después de la floración plena. Las muestras se cogen a una altura comprendida entre 1.5 y 2 m. De la periferia del árbol. Se muestrea siguiendo las diagonales del campo y entre 25 y 50 árboles que nos tienen que dar un total de 100 hojas como mínimo.





    Manzano y Peral

    Se muestrean hojas completamente formadas, adultas y que tengan peciolo. Las muestras se cogen de las ramas jóvenes de la base, y se pueden coger durante el verano. En cuanto a la altura, número total de hojas y número de árboles muestreados, nos remitimos a lo que hemos dicho para el melocotonero. En el caso del manzano y el peral, tenemos que mencionar que los contenidos de estos elementos en las hojas se ven muy influenciados por la humedad del suelo y por la producción que se espera obtener.






    Almendro

    Se tienen que muestrear las hojas completamente desarrolladas y con peciolo. Las muestras se cogen de la parte media de los brotes del año, entre 8 y 12 semanas después del estadio de plena floración. Las hojas se cogen de una altura situada entre 1 y 1.5 m. Los árboles muestreados tienen que encontrarse en las diagonales de la parcela y en total tenemos que tener unas 100 hojas que provengan de 25 árboles como mínimo.





    Cerezo

    Muestreamos las hojas situadas en la parte central de rama del año, o próximas a la base. Las hojas tienen que ser con peciolo y bien desarrolladas. La toma de muestras se hace de 12 a 16 semanas después de la plena floración, es decir en julio-agosto según las zonas.







    Olivo

    Se muestrea la parte central de los brotes más jóvenes; es decir, los nacidos en la primavera anterior. Las hojas, que tienen que recogerse bien desarrolladas, se sacan de una altura que se encuentre entre 1.5 y 2.5 m. La mejor época para la toma de muestras es la parada invernal. Se muestrearán los árboles situados en las diagonales de las parcelas. En conjunto, tenemos que tener unas 100 hojas, que provengan como mínimo de 30 árboles.





    Vid

    Se muestrean, durante el cuajado del fruto, las hojas opuestas al racimo basal. Se tienen que muestrear un mínimo de 30 plantas, que sean homogéneas y representativas de la parcela que quiere estudiarse.





    Como se muestrea

    Generalizando, podríamos decir que la parcela a estudiar tiene que dividirse en unidades de muestreo. Una unidad de muestreo es un conjunto de plantas que visualmente son parecidas, tienen el mismo vigor, el mismo desarrollo, están en el mismo tipo de suelo, y a las que se les practican las mismas técnicas culturales.

    Una vez tenemos las unidades de muestreo, se cogen las muestras de las partes de la planta citadas anteriormente, según el cultivo, teniendo en cuenta el número de muestras a coger.

    Es interesante cruzar la unidad de muestreo en diagonal, teniendo en cuenta que las plantas muestreadas tienen que ser representativas de la unidad de muestreo. Tal como ya se ha visto, la manera de muestrear viene especificada para cada uno de los cultivos tratados.






    Conservación de la Muestra y atenciones

    Es interesante que las muestras lleguen al laboratorio en el mismo estado que se encontraban en el campo. Si el envío al laboratorio se hace después del muestreo, las muestras pueden ponerse en una bolsa de plástico y enviarlas.

    En caso de que el envío se haga con retraso es conveniente poner las muestras en un refrigerador para frenar su actividad metabólica.

    Si tienen que esperarse algunos días antes de enviar las muestras al laboratorio, es interesante lavarlas con algún detergente no iónico, tipo ácido cítrico, para evitar en los resultados la influencia de posibles contaminaciones debidas a pesticidas, polvo, tierra u otros agentes contaminantes.

    Después de lavarlas, se aclaran con agua destilada y se ponen a secar al sol tan pronto como se pueda.

    Posteriormente, al enviarlas al laboratorio, es muy importante que las muestras lleven una tarjeta de identificación, donde tiene que constar la variedad, el patrón, la edad de los árboles, el tipo de